viernes, 24 de agosto de 2012

Visitando cines: Autocine Star

Cartel de Daniel Torres para el 20 aniversario (2001)

Mi relación con los autocines hasta ahora, había sido escasa y limitada a mi infancia. Cuando era cría e iba de vacaciones con mis padres a la costa, solían llevarme mucho al cine. Nada más llegar, mi madre, comandante en jefe del destacamento vacacional, sabedora de que a la tropa hay que darle circo además de pan para que no se subleve, oteaba los letreros de los cines de la zona y enviaba a mi padre, único conductor de la familia por aquel entonces, a enterarse de donde paraba el cine de turno.

Normalmente, íbamos a cines de verano, muchas veces provisionales, que se desmontaban al finalizar la época estival. Pero en la zona de Denia, me llevaban a un autocine, que imagino que será el Drive In, que lleva más de 30 años abierto. Por aquel entonces, mi padre aparcaba el R9 rojo al lado del pivote y metía el altavoz por la ventanilla. Recuerdo que la última película que vimos allí fue "La historía interminable", así que deduzco que debía tratarse del 84 y yo tendría unos 9 años.

Como decía, no había vuelto a ir a un autocine, y ya iba tocando. Como mi pareja no había ido nunca a uno, y nos hemos fijado la meta de visitar todos los cines con sesiones dobles que se nos pongan por delante, decidimos irnos el sábado al Autocine Star, en Pinedo.

Si la memoria de mis años infantiles no me falla, en aquellos tiempos en los que mi padre traía el periódico los sábados para revisar la cartelera y que eligiésemos cine, sólo había dos autocines en Valencia: El Star y uno cuyo nombre, me temo, he olvidado, que estaba por la zona de Paterna. Lamentablemente, nunca pisamos ninguno de los dos.

Así pues, nos dirigimos al autocine superviviente. Lo encontramos facilmente, nada más pasar Pinedo, dado que está bien señalizado. Como era muy pronto (yo cuando voy a un sitio que no tengo claro donde está, salgo con mucha antelación), cogimos un sitio inmejorable en segunda fila. Nos costó 14 euros (5,5 por persona, más 3 por el coche) y se emitían dos películas, aunque hay días con precios más económicos como el del espectador (miércoles: 10 euros, 5 personas en un coche), el de las parejas (jueves: 11 euros, una pareja en un coche) o el de la familia (domingos: 12 euros, dos adultos y tres acompañantes, que pueden ser niños o mayores de 65 años).  Nos dieron toallitas antimosquitos y nos explicaron que podíamos escuchar la película por los altavoces (como en cualquier cine al aire libre) o por la radio del coche. Adiós pues, al altavoz que se metía por la ventanilla de mi infancia.

La pantalla era de un buen tamaño, corría una brisa muy agradable y los altavoces ya destilaban a un volumen nítido pero agradable éxitos de los Journey, con Steve Perry a las voces. Claro, sólo con eso, se me ganaron bastante, las cosas como son.

Al poco rato, aquello se puso hasta la bandera, lo cual no dejó de sorprendernos en estos tiempos, en que se supone que la gente va tan poco al cine y demás quejas de la industria. Pero lo sorprendente no fue la afluencia masiva de público, sino el ambiente. La gente se colocaba en su trozo de aparcamiento, el coche, sillas y a menudo, una mesa de camping donde colocar el picoteo, la cena y los refrescos. Todo muy en plan "noche de San Juan" pero con la ventaja adicional de que luego habrá dos pelis. Otros se compraban la cena en el bar del autocine.

Conforme fue bajando la luz, los espectadores terminaron sus cenas, recogieron los trastos y se dispusieron a ver las películas. Algunos, limpiaban los parabrisas del coche y les ponían antivaho, y otros, se acomodaban a ver las películas en las sillas, fuera del coche.

¿El balance? Estupendo. Una vez se hizo de noche, comenzó la primera película. La proyección se veía muy bien y el sonido de los altavoces no admitía quejas. En la radio del coche, se escuchaba también con mucha claridad. Mi pariente, incluso, sintonizó la cadena en el mp3 y se puso los cascos stereos.

Resumiendo, una buena opción para ver dos películas de estreno por un precio más que razonable.

2 comentarios:

  1. Nunca he estado y debe de ser una experiencia curiosa. Te vas a reír cuando veas mi última entrada, porque precisamente también los menciono....

    ResponderEliminar